Quienes somos

 

¿QUIÉNES SOMOS?

Soles de Buenos Aires es una Asociación Civil sin fines de lucro formada por ciudadanos al servicio de quienes padecen discapacidad.
Nuestro principal objetivo es desarrollar una “Cultura de la discapacidad”. Esta cultura de la discapacidad va dirigida a fomentar el orgullo en la minusvalía de una persona mediante la creación de imágenes propias positivas y la construcción de una sociedad que no solamente acepta la diversidad sino que también la celebra.
Se trata de estimular una toma de conciencia que va más allá de una simple perspectiva asistencial, y que contemple las diversas facetas de la vida y actividad de las personas discapacitadas. Tanto las individuales y familiares, como las sociales, educativas, laborales y de salud.
Esto requiere la recolección de historia y el establecimiento de estudios académicos sobre la discapacidad y el apoyo a todas las expresiones dirigidas a la integración y superación de la minusvalía.
Pretendemos impulsar y poner en marcha nuevas mejoras sensibles hacia las personas discapacitadas.
Impulsaremos iniciativas legislativas y medidas públicas y privadas que puedan mejorar la vida de quienes padecen una discapacidad y que también mejoren la actitud diaria hacia las personas discapacitadas por parte de aquellas personas que no lo son.
Publicaremos información general sobre legislación que incluya es sus textos beneficios para personas con discapacidad.

Ir arriba Ir arriba

NUESTRA VISIÓN

Para quienes formamos parte de “SOLES DE BUENOS AIRES” las personas con discapacidad son titulares de los mismos derechos fundamentales que el resto de los ciudadanos. El primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (la cual Argentina ha ratificado e incluido en nuestra Constitución Nacional) declara: “Todos los seres humanos son libres e iguales en dignidad y derechos.” A fin de alcanzar esa meta, todas las comunidades deben celebrar la diversidad en el seno de sí mismas, y deben asegurar que las personas con discapacidad puedan disfrutar de las distintas clases de derechos humanos: civiles, políticos, sociales, económicos y culturales reconocidos por las distintas Convenciones Internacionales y las Constituciones Nacionales y Locales.
Creemos en una concepción donde las personas con discapacidad poseen facultad para decidir sobre sus propias vidas, mientras su discapacidad no impida esto, en oposición a una concepción “paternalista” como la que ha regido en las sociedades del mundo hasta no hace mucho y que, en algunas, tal vez la nuestra también, todavía se encuentra vigente. Los viejos enfoques basados en gran medida en la compasión y en la indefensión para nosotros son inaceptables tratándose de personas que no se ven impedidas de insertarse en la sociedad. Las personas con discapacidad reclaman la igualdad de oportunidades y de acceso a los recursos sociales, como, por ejemplo, el trabajo, una educación integradora, el acceso a las nuevas tecnologías, los servicios sociales y sanitarios, el deporte y actividades de ocio, y a productos, bienes y servicios de consumo.

La forma en la que a menudo están organizadas nuestras sociedades lleva a que las personas con discapacidad no sean capaces de ejercer plenamente sus derechos fundamentales y son excluidos socialmente. Los datos estadísticos disponibles nos muestran que las personas con discapacidad sufren niveles inaceptablemente bajos de educación y empleo. Gran numero de personas discapacitadas se encuentran viviendo en situaciones de pobreza extrema en comparación con los ciudadanos no discapacitados. Las personas con discapacidades tienden a ser más pobres o a empobrecerse debido a la falta de trabajos o acceso al ingreso, servicios sociales y médicos básicos, y rehabilitación. Al frente de esto, el pobre con discapacidad muchas veces está expuesto a los efectos devastadores de la discriminación, exclusión, prejuicio compartido o superstición, y la negativa a participar y tener influencia en la sociedad. Las estimaciones globales indican que un total de 250 a 300 millones de personas están severa o moderadamente incapacitadas. De acuerdo con las estimaciones del Banco Mundial, cerca de dos terceras partes de las personas discapacitadas, moderada y severamente, viven en la pobreza. Pertenecen a la población más pobre del mundo y son agudamente afectados por escasez de agua, comida y vivienda, transportación y cuidado de salud malo o no existente, y la falta de empleo u otras fuentes de ingreso. Además, las personas incapacitadas que viven en la pobreza son más propensas a ser excluidas de la información, poder, fuentes y acceso que cualquier otro grupo de la sociedad. Como consecuencia, millones de ellos, en particular las niñas y mujeres discapacitadas, tienen que vivir debajo de cualquier definición razonable de la decencia humana. Las personas que están o devienen discapacitadas requieren de rehabilitación, un proceso que los provee con herramientas para llevar sus vidas hacia el logro y la independencia. En más de 60 países, la rehabilitación basada en la comunidad ha probado ser una estrategia efectiva para atacar el ciclo en detrimento causado por la pobreza y la discapacidad.

La discriminación contra las personas con discapacidad puede producirse en ocasiones a causa de los prejuicios de la sociedad hacia ellos, pero más a menudo está causada por el hecho que las personas con discapacidad han sido largamente ignoradas y olvidadas”.
Como en todos los ámbitos de la sociedad, las personas con discapacidad forman un grupo muy variado de personas. Únicamente funcionarán aquellas políticas que respeten esta diversidad. En particular, son personas con necesidades complejas de dependencia y sus familias las que requieren de acciones particulares por parte de las sociedades, ya que a menudo son los más olvidados entre las personas con discapacidad.
En suma, adoptamos los principios propuestos por la “Declaración de Madrid” (Congreso de Madrid sobre Discapacidad, Madrid, España; Marzo de 2002) los cuales exponemos a continuación:

Creemos, al igual que los 400 congresales del citado congreso, que poniendo en práctica este enfoque, éste beneficiará no sólo a las personas con discapacidad, sino también a la sociedad en su conjunto. Una sociedad que excluye a varios de sus miembros o grupos es una sociedad empobrecida. Las acciones para mejorar las condiciones de las personas con discapacidad llevarán al diseño de un mundo flexible para todos. "Lo que se realice hoy en nombre de la discapacidad, tendrá un significado para todos en el mundo del mañana."Declaración de Madrid” (Congreso de Madrid sobre Discapacidad, Madrid, España; Marzo de 2002).

Ir arriba Ir arriba

NUESTRO PLAN ESTRATÉGICO

EL EMPLEO COMO CLAVE PARA LA INSERCIÓN SOCIAL:
Importantes esfuerzos deben llevarse a cabo con el objetivo de promover el acceso al empleo de las personas con discapacidad, preferentemente en el mercado laboral ordinario. Ésta es una de las formas más importantes de luchar contra la exclusión social de las personas con discapacidad, para promover su independencia y dignidad en la vida. Esto requiere, además de la activa movilización de los agentes sociales, la de las autoridades públicas que deben seguir fortaleciendo las medidas ya existentes. Por esto pretendemos brindar capacitación laboral; y luego de haber capacitado a un grupo de personas con discapacidad crear una empresa, donde las personas con discapacidad trabajen y formen parte del gobierno de la misma, pudiendo ofrecer un servicio en condiciones de igualdad y competitividad comercial respecto de las demás empresas del rubro elegido.
Lograr la meta de la igualdad en el acceso y la participación requiere que los recursos deben ser canalizados de tal forma que refuerce la capacidad de participación de la persona con discapacidad y su derecho a vivir de forma independiente. Numerosas personas con discapacidad requieren de servicios de apoyo en sus vidas cotidianas. Estos servicios deben ser servicios de calidad que recojan las necesidades de personas con discapacidad, no debiendo ser una fuente de segregación, y debiendo promover la integración en la sociedad.

Ir arriba Ir arriba

NUESTRO PLAN DE ACCIÓN

Una alianza fuerte entre el Gobierno y las organizaciones con discapacidad es el requisito básico para progresar de la forma más eficaz hacia la igualdad de oportunidades y la participación social de las personas con discapacidad. Además, buscaremos el diálogo y la cooperación con las organizaciones de discapacitados más representativas.
Las organizaciones de discapacidad, como representantes de las personas con discapacidad, tienen una importante responsabilidad de garantizar el éxito de estos fines. Deben dirigirse activamente a todos los actores sociales más relevantes, proponiendo medidas concretas y tratando de establecer cooperación a largo plazo cuando ésta no exista todavía.
Las empresas deben aumentar sus esfuerzos para incluir, mantener y promocionar a las personas con discapacidad en su plantilla y diseñar sus productos y servicios en cierto modo a que sean accesibles a las personas con discapacidad. Los empresarios deben revisar sus políticas internas para asegurar que ninguna impida a las personas con discapacidad disfrutar de la igualdad de oportunidades. Las organizaciones empresariales pueden contribuir a estos esfuerzos recopilando los numerosos ejemplos de buenas prácticas ya existentes.
Los sindicatos deben aumentar sus esfuerzos para contribuir al empleo de personas con discapacidad, asegurando de forma adecuada la representación de los mismos en su trabajo. Los sindicatos deben revisar sus políticas internas para asegurar que no impidan a las personas con discapacidad disfrutar de la igualdad de oportunidades.
Los Medios de comunicación deben crear y fortalecer alianzas con asociaciones de personas con discapacidad, para mejorar la imagen de las personas con discapacidad en los medios de comunicación. Se debería potenciar la inclusión de informaciones sobre las personas con discapacidad en los medios de comunicación como reconocimiento de la diversidad humana. Al referirse a cuestiones de discapacidad, los medios de comunicación deberían evitar enfoques de condescendencia o humillantes y centrarse más bien en las barreras a las que se enfrentan las personas con discapacidad y en la positiva contribución que las personas con discapacidad pueden hacer una vez que se eliminen estas barreras.

Ir arriba Ir arriba

NUESTROS DESEOS

Las personas con discapacidad deseamos estar presentes en todos los ámbitos de la vida y eso requiere que todas las organizaciones revisen sus prácticas para asegurar que se diseñan de tal manera que permitan que las personas con discapacidad podamos contribuir a ellas y beneficiarnos de las mismas. Entre los ejemplos de tales organizaciones destacan: las organizaciones de consumidores, organizaciones juveniles, organizaciones religiosas, organizaciones culturales y otras organizaciones que representen grupos de ciudadanos específicos. Asimismo es preciso implicar a los responsables de la toma de decisiones políticas y a los responsables de lugares como museos, teatros, cines, parques, estadios, centros de congresos, centros comerciales y oficinas de correos, etc.
El éxito de nuestra tarea se medirá sobre todo por la capacidad de crear una nueva dinámica de ayuda a las personas discapacitadas, tanto desde los poderes públicos y las instituciones privadas, como desde el conjunto de la sociedad toda. Una dinámica capaz de catalizar nuevos esfuerzos hacia las necesidades de las personas discapacitadas, marcada por un mayor compromiso con sus derechos. Una nueva dinámica, en suma, dominada por una vocación de servicio, que a todos nos corresponde, a favor de su mayor integración social.

"Los gobiernos, en colaboración con las organizaciones de personas con discapacidades y el sector privado, deberían trabajar hacia la igualdad de oportunidades para que las personas con discapacidades puedan contribuir al beneficio, y se beneficien, de la completa participación de la sociedad. Las políticas que conciernen a las personas con discapacidades deberían enfocarse en lo que pueden hacer más que en lo que no pueden, y deberían asegurar su dignidad como ciudadanos."(Cumbre Social de Copenhague, 1995).

Ir arriba

Soles de Buenos Aires, Asociación Civil "Destinada a la Promoción e Inserción de Personas con Discapacidad"
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
http://www.solesdebuenosaires.org.ar